Mundo de Saga: La Guarda

Introducción

La Guarda es la marca occidental del Reino de Aquilea, un antiguo reino de los Hombres del Norte que se alzaba orgulloso sobre la mayor parte de las tierras que hoy en día llamamos Istaria.

La Guarda es pues un territorio fundado como lugar de contención contra invasiones y ataques provenientes de las Tierras Brunas y ha estado siempre bajo continuo conflicto. Esta tierra es como un infranqueable muro de piedra. Dominio de valientes caballeros y curtidos guerreros, una tierra de superación, épica y honor. A pesar de Orcos, Trasgos, Aberrantes y cosas peores, La Guarda ha perseverado durante siglos, no solo no sucumbiendo ante sus enemigos, sino llegando incluso a expandirse más y más hacia el interior de las Tierras Brunas. La Guarda es hoy en día el único asentamiento civilizado que resiste en el interior de las Tierras Brunas.

 

Para más información sobre La Guarda haz clic en las pestañas superiores. En la siguiente galería puedes ver un avance de la selección de diseños para La Guarda.

Geografía

La Guarda comprende el territorio que puedes ver en el mapa.

Está situada en el noreste de las Tierras Brunas, delimitada por el río Ánnoras al oeste, las Montañas Esmeralda y el Bosque Pantanoso de Sutnost al sur, las Montañas de Hierro hacia el este, y el Mar de Aquilón en el norte.

La Guarda tiene una longitud de unas cuatrocientas millas de este a oeste, desde la preciosa ciudad de Keldager hasta Isen Caer, y otras cuatrocientas millas de norte a sur, desde Orocaer hasta Ancaer.
La topografía de La Guarda es muy diversa geográficamente: desde las imponentes Montañas de Fuego y los volcanes de Carrnor, pasando por los impenetrables bosques de Ithirnor, o los vastos lagos y ríos de Abernor, hasta las preciosas costas de Belenor, la gran variedad de su paisaje se sucede con una riqueza no vista en ningún otro rincón de Saga.

Política

La Guarda está dividida políticamente en territorios llamados celados. Cada celado está regentado por un Celador, cuya residencia se encuentra en la capital del celado. El Celador es responsable de garantizar la seguridad y la justicia en sus áreas designadas.
Estas tierras son feudales. Los señores y los nobles contratan y reclutan castas de caballeros y guerreros para proveerse contra los conflictos internos que causan molestias a sus veneradas tierras. Es duro enfrentarse al hecho de que a pesar de las hordas exteriores que ponen en peligro La Guarda, su mayor amenaza podría proceder de su interior...

Una autoridad mayor sostiene las riendas del poder, ejerciéndolo con nobleza y justicia. El Gran Celador,  máximo regente de La Guarda, cuya residencia se sitúa en la gran ciudad de Kin An Caer, la capital del celado de Drumminor.

Veinte son los celados de La Guarda. Entre comillas incluyo el significado etimológico de los distintos nombres de estas regiones

  • Sutnost “La Frontera Sur”
  • Drumminor “La Tierra Regente"
  • Caernor “Tierra de Castillos”
  • Strathnor “El Gran Valle”
  • Bradnor  “Las Tierras Vastas”
  • Carrnor “Las Tierras Ásperas”
  • Linnor “El Valle de los Lagos”
  • Blodnor “Los Campos Sagrados”
  • Belenor “La Tierra Puente”
  • Arnor “Las Tierras Montañosas”
  • Ithirnor “La Tierra de los Bosques”
  • Ar Ithirnor "La Cumbre de los Bosques"
  • Hithnor “Tierra de Puertos”
  • Abernor “Tierra de Ríos”
  • Ar Abernor "La Cumbre de los Arroyos”
  • Arnost “La Frontera Norte”
  • Fornor “La Tierra Fértil”
  • Mistnor  “La Región de la Bruma”
  • Midnor  “Las Tierras Centrales”
  • Midernost “La Frontera Central”

Historia

La Guarda nació con el propósito de crear un un territorio de contención entre las Tierras Brunas y el antiguo Reino de Aquilea. Esta marca se bautizó con el nombre de La Guarda.

En el año 413 AF, un destacamento de valerosos hombres, elegidos personalmente por el Rey Eodric de Aquilea, de entre los más valientes de sus soldados y los más grandes de sus caballeros, se aventuraron con la misión de establecer los cimientos de lo que sería una marca en el interior de las Tierras Brunas. Dicha marca debía comprender todo el territorio delimitado por las Montañas de Hierro, las Montañas de Fuego y las Montañas Esmeralda.
En el año 412 AF, estos primeros Guardeños llegaron finalmente a los pies del extremo oriental de la Cordillera Esmeralda, donde erigieron el fuerte de Ancaer, la primera ciudadela de La Guarda.
A Ancaer le siguieron la construcción de las fortalezas de Isen Caer y Torcaer, a lo largo del cauce del río Annoras.
Una vez fijada y reforzada la frontera de poniente (los actuales celados de Sutnost, Midernost y Arnost), el resto de territorios interiores fueron controlados y colonizados lentamente pero de forma imparable. Murallas, castillos, fortalezas y ciudadelas fueron construidos en cada rincón de La Guarda, convirtiéndola en una tierra inexpugnable para cualquiera que osara amenazar al Reino de Aquilea.
Para el año 353 AF La Guarda ya era un territorio activo tanto a nivel político, como económico y militar: un impenetrable muro de contención ante cualquier enemigo que osara amenazar al reino. Los aquileanos podían dormir a salvo. Y así fue durante décadas...

Para sorpresa del Rey Eodric, la peor amenaza para su reino no llegaría de las Tierras Brunas... un desconocido y terrible enemigo apareció en la frontera del Este... sus ejércitos avanzaron a través de Aquilea de forma inexorable, saqueando y arrasando todo a su paso, hasta llegar a La Guarda, a la frontera de Belenor. Pero los aguerridos guardeños estaban preparados: El Gran Celador de La Guarda dirigió, en primera línea de combate, a sus nobles y caballeros a la victoria frente al nuevo invasor, en la gloriosa Batalla del Valle de Belenor.

La caída del Reino de Aquilea y la victoria en la Batalla del Valle de Belenor, en el año 252 AF, marcan el final de La Guarda como marca, y su nacimiento como la orgullosa y tenaz nación que es hoy en día.